Portada | Indice de la Biografia | Nacido en Pistoia | La madre | El padre | Livorno | Adolescencia | Titulo universitario | Mineralogia | Farmacia | Años 50
Italiano

  Mario Nigro a los tres años, con el hermano mayor Romeo (Mario es el mas pequeño) MARIO NIGRO


Una infancia dificil


Foto de familia
Mario Nigro és el de la derecha, en uniforme. Sobre de èl se vé el padre, con corbata y cabellos negros.

El pequeño Mario con la hermana Giovanna
Il piccolo Mario con la sorella Giovanna


INDICE DELLA BIOGRAFIA
  1. Nacido en Pistoia
  2. La madre
  3. El padre
  4. Infanzia
  5. Livorno
  6. Adolescencia
  7. Titulo universitario
  8. Mineralogia
  9. Farmacia
Los primeros años de su vida el pequeño Mario los transcurriò transfiriéndose con su familia de una localidad a otra en la Toscana, en la bùsqueda de una càtedra de Matemàtica para su padre el Profesor Gabriele Nigro, que la encontrò, finalmente, en el aire salobre de la ciudad portuaria de Livorno.
   Antonio Mario (todos lo llamaban habitualmente con el segundo nombre, es decir Mario, no era un niñito sereno, primero de todo porque no era un niño sano. No se trataba ni de una enfermedad gravemente limitante ni de una patologìa de evoluciòn letal. Tenìa la palatosquisi, una menomaciòn congénita que en la mayor parte de los casos, pero no en el suyo, es acompañada del labio leporino.
   A su madre le fué atribuìda la causa de la enfermedad o mejor dicho del handicap que acompañò a Mario desde su nacimiento. Las invenciones màs absurdas venìan malignamente murmuradas. La ignorancia, desde el alba de los tiempos, hizo siempre daño. En realidad la madre no tenìa nada que ver, o mejor dicho, no en el sentido que se creìa. Pero, ¡ay de mì!, las superticiones son duras de morir. Aùnque en campo médico. La palatosquisis consiste en la falta de fusiòn del paladar y es a menudo, pero no siempre, asociada al labio leporino. El orìgen del mal es de caràcter hereditario. Pero en aquéllos tiempos, en véz, se pensaba fuese debida a la falta de calcio y dado que la gestaciòn fué durante los años de la guerra, las personas eran malnutridas. Este defecto, de todos modos, deformaba la voz del chico y se hacìa difìcil entenderlo, al menos hasta que uno se acostumbraba. En el entretiempo èl estudiaba mùsica, arte a la que mostraba notable predisposiciòn. Después pasò al violìn, en esta perenne inquietud que lo acompañò por toda su existencia.
   Pero contaba, que un hermano se lo habìa primero robado y después destruìdo. De todas maneras, entre una esviolinada y otra, ya amaba diseñar, con cualquier cosa le cayese en mano. Al inicio eran solamente paisajes Toscanos y cuadros marinos, del gusto vagamente macchiaiolo (figurativo).
   Como a menudo sucede, son los otros que provocan un sentido de inferioridad en los portadores de una menomaciòn y a poco sirve que después se los incite a no tener complejos. El despiadado mundo infantil de sus compañeros de escuela, obviamente lo agredìa. Pero su verdadero enemigo fué aquella que màs que ningùn otro deberìa ser su amiga: su madre. La que, sintiéndose en culpa, o mejor dicho, advirtiendo que los otros la culpabilizaban, tendìa a esconder el objecto de su presunta culpa.
   Cada vez que recibìa visitas, lo encerraba en la habitaciòn màs lejana. El hijo anormal, segùn ella, andaba absolutamente ocultado a los ojos malignos de la gente, como por otra parte frecuentemente se usaba en aquellos tiempos. Su madre, después de todo, era de caràcter fuerte, una furia natural. Prepotente y el necesario peleadora,desde la infancia creò un problema de comunicaciòn entre su hijos y ella, un problema que se arrastrò a travéz de los años, complicado ademàs por el hecho que la señora tenìa una preferencia muy marcada por otro hijo, Romeo, creando crisis de celos en todos los otros hijos, pero sobretodo en Mario que se sentìa màs rechazado que los otros.
   En compensaciòn su madre supo darle aquélla intransigente rigurosidad moral que lo acompañò por toda la vida y que, entre otras cosas, lo volcò, también, aùnque invisiblemente, en su arte. Mario Nigro combatiò contra todo y contra todos, y supo, no obstante la palatosquisi, primero afirmarsi en la Universidad, y por consiguiente en la jungla del Arte.


Gianni Nigro


Traducido por Juanita Trinidad





SITIOS DE
Gianni Nigro

OCEANOS
NARRATIVA
CIENCIA
INFORMATICA
FLISA
MARIO NIGRO